5 acciones para transformarte de jefe a líder y tener un equipo inspirado y efectivo

photo of people near wooden table

Inspirar y lograr una dinámica de trabajo efectiva son dos de las cualidades más valoradas en un líder. Sin embargo, con frecuencia encontramos personas que teniendo gente a su cargo, sólo ejercen un rol de jefe y no saben cómo inspirar o ganarse el compromiso, respeto y mucho menos el corazón de sus equipos. 

Es por esto que hoy quiero compartir 5 acciones, que he experimentado y observado a través de los años, que son efectivas y pueden ayudarte a desarrollarte como líder y generar inspiración, confianza y colaboración con tu equipo:

  1. Crea la visión junto con tu equipo: Eres el capitán del barco y todos deben tener claridad sobre el destino final y el plan de navegación. Si bien tú eres responsable de trazarlo, debes hacerlo aprovechando la experiencia y posición de cada miembro del equipo para co-crear una visión diversa, multidimensional y sólida. Ya que la tengas definida, comunícala constantemente (tanto dentro como fuera de tu equipo) y asegúrate que las acciones del día a día apoyen la visión. 
  2. Da dirección estratégica a través de definición de roles y responsabilidades: Ya que tengas la visión definida, debes dar a cada miembro completa claridad de su rol, cómo va a aportar a dicha visión y de qué es responsable. Los esfuerzos individuales deben sumar hacia los objetivos del equipo. Ten claridad de cómo van a interactuar los individuos en el día a día. Identifica si hay duplicidad o áreas grises en el plan de ejecución y corrige cuanto antes. Ten una política de comunicación abierta para retroalimentación continua de tu equipo.
  3. Diseña un sistema de comunicación para el equipo: Tu sistema de comunicación debe considerar los siguientes niveles y generar tiempo de calidad efectivo: a) uno a uno para dar coaching y seguimiento a tus reportes directos y no esperar hasta que sea la evaluación anual, b) alineación semanal (30-60min) del equipo para check up emocional y conocer las prioridades de la semana, c) revisión (trimestral) de planeación/estrategia de equipo y actividades de integración. El líder marca el ritmo de trabajo y el nivel de comunicación; dedica tiempo a esta parte que será fundamental para tu gestión. La frecuencia de las reuniones dependerá del ritmo de tu industria, las características de los individuos y su rol así como la etapa que esté viviendo el equipo.
  4. Empatiza con las necesidades de tu equipo: cada miembro de tu equipo tiene razones económicas, emocionales y de desarrollo para trabajar. Dedica tiempo para tener una conversación abierta con cada uno de ellos y así conocer sus inquietudes y prioridades en estos tres aspectos. Esto cambia con el tiempo, de ahí la importancia de que lo hagas con cierta regularidad. Conocer a la persona de forma integral te ayudará a desarrollar una intuición mucho más certera de su potencial y el valor que puede aportar al equipo; así como definir las acciones de retención más efectivas de manera individual. 
  5. Sé tu mismo: para ser auténtico se necesita ser vulnerable y conocerse a si mismo. Al ser vulnerable y mostrar alguna de tus debilidades, tú equipo podrá identificarse contigo, admirará tu valor de compartirlas y además sabrán cómo pueden apoyarte. Esto puede ayudar a incrementar el sentido de pertenencia, responsabilidad y valor de cada miembro del equipo. Acerca del autoconocimiento, mientras más conozcas tanto tus puntos fuertes y débiles, mejor líder serás. Alimenta tus fortalezas y trabaja en tus debilidades. No tengas miedo de mostrar tu sello personal, la combinación única de cualidades y experiencias que te hacen ser único e irrepetible. 

Ser líder de un equipo es un privilegio, a través del cual puedes tener gran impacto sobre los resultados de la empresa y la vida profesional de tu equipo. Aprovecha cada instante!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: